RESPONSABILIDADES DE LOS MUNICIPIOS EN LA NUEVA LEY GENERAL DE BOMBEROS

El pasado 21 de agosto fue sancionada por el Gobierno Nacional la Ley 1575 de 2012, por medio de la cual se establece la ley general de bomberos de Colombia, la cual reglamenta la organización y funcionamiento de la actividad bomberil, crea una serie de organismos nacionales, departamentales y municipales para su gestión y establece las responsabilidades de los diferentes niveles de gobierno para la creación y financiamiento de los cuerpos de bomberos.
Entre esta serie de responsabilidades, es importante tener en cuanta que “La gestión integral del riesgo contra incendios, los preparativos y atención de rescates en todas sus modalidades y la atención de incidentes con materiales peligrosos es responsabilidad de todas las autoridades y de los habitantes del territorio colombiano, en especial, los Municipios, o quien haga sus veces, los Departamentos y la Nación. Esto sin perjuicio de las atribuciones de las demás entidades que conforman el Sistema Nacional para la Prevención y Atención de Desastres.
Con fundamento en los principios de subsidiariedad, coordinación y concurrencia, junto con las competencias que corresponden a la Nación y a los departamentos (entre éstas la cofinanciación) “Los entes territoriales deben garantizar la inclusión de políticas, estrategias, programas, proyectos y la cofinanciación para la gestión integral del riesgo contra incendios, rescates y materiales peligrosos en los instrumentos de planificación territorial e inversión pública.”
Por ello, la Ley consagra como obligaciónde los distritos y municipios la prestación del servicio público esencial a través de los cuerpos de bomberos oficiales o mediante la celebración de contratos y/o convenios con los cuerpos de bomberos voluntarios.
Vale la pena resaltar que los municipios de menos de 20.000 habitantes contarán con el apoyo técnico del departamento y la financiación del fondo departamental y/o nacional de bomberos para asegurar la prestación de este servicio.
Se crean el Fondo Nacional y se autoriza a las asambleas para crear los fondos departamentales de bomberos con el fin de cofinanciar el funcionamiento de los cuerpos de bomberos en todo el país, para lo cual podrán establecer estampillas, tasas o sobretasas a contratos de obras públicas, interventorías, o demás que sean de competencia del orden Departamental, así como recibir donaciones y contribuciones públicas o privadas, nacionales o extranjeras.
Aunado a lo anterior, en el nivel municipal, “A iniciativa del respectivo Alcalde, los Concejos Municipales y Distritales podrán establecer tarifas especiales o exonerar de gravámenes e impuestos distritales o municipales a los inmuebles destinados a dependencias, talleres y lugares de entrenamiento de los Cuerpos de Bomberos. Esos mismos predios no serán sujetos de impuestos o gravámenes por parte de la Nación.”;
Así mismo, “… a iniciativa del respectivo Alcalde, los Concejos Municipales y Distritales podrán exonerar a los Cuerpos de Bomberos del pago del impuesto de industria y comercio, avisos y tableros, impuesto sobre vehículo automotor, valorización, al pago de estampillas, impuestos o contribuciones que se requieran para la celebración de contratos y/o convenios con los entes territoriales u otras entidades de carácter público o privado.”
Por iniciativa de los entes territoriales, los distritos, municipios y departamentos, podrán aportar recursos para la gestión integral del riesgo contra incendio, los preparativos y atención de rescates en todas sus modalidades y la atención de incidentes con materiales peligrosos.
En el caso de los municipios, los concejos municipales y distritales, a iniciativa del alcalde, podrán establecer sobretasas o recargos a los impuestos de industria y comercio, impuesto sobre vehículo automotor, demarcación urbana, predial, de acuerdo a la ley y para financiar la actividad bomberil. Sobre este punto es pertinente recordar que el Consejo de Estado en referencia a norma similar que consagraba la hoy derogada ley 322 de 1996 manifestó que en uso de esta facultad un municipio sólo se podría afectar uno de los impuestos allí mencionados y no a la totalidad, pero con la nueva redacción es posible que este tesis ya no tenga aplicación.
Las sobretasas o recargos a los impuestos que hayan sido otorgados para financiar la actividad bomberil por los concejos municipales y distritales bajo el imperio de las leyes anteriores, seguirán vigentes y conservarán su fuerza legal.
La nueva norma consagra como obligatoria la presencia de los comandantes de los cuerpos de bomberos o sus delegados en los Comités Locales para la Atención y Prevención de Desastres.
Igualmente, en lo sucesivo los alcaldes no podrán delegar en persona distinta a los secretarios de gobierno su asiento en los Comités de Incendios y/o Comisiones Forestales.
Se resalta que con los recursos de la Subcuenta de Solidaridad Bomberil dentro del Fondo Nacional de Bomberos, se dará prioridad a aquellos proyectos que provengan de los cuerpos que presten sus servicios en  los municipios de menos de 50.000 habitantes.
Finalmente, deberá tenerse en cuenta que los curadores urbanos o las secretarías de planeación municipales o distritales, deberán verificar el cumplimiento de las normas técnicas de seguridad humana, previo a la expedición de las licencias de construcción, para lo cual podrán contratar o suscribir convenios con los cuerpos de bomberos.
Texto de la Ley 1575 de 2012

Para tener acceso a todas las entradas, por favor ingrese por http://www.podermunicipal.com.co/