ACCIÓN COMUNAL DE CUNDINAMARCA PUBLICA GUÍA PRÁCTICA PARA LAS PRÓXIMAS ELECCIONES DE DIGNATARIOS

Desde hace más de cincuenta años, las Juntas de Acción Comunal han representado la más genuina, eficiente y eficaz forma de participación comunitaria en nuestro país. Fueron consagradas originalmente, desde la expedición de la Ley 19 de 1958, como instancias para aumentar y mejorar los establecimientos de enseñanza y los restaurantes escolares; aumentar y mejorar los establecimientos de asistencia pública y los restaurantes populares, y difundir prácticas de higiene y prevención contra las enfermedades; administrar equitativamente las aguas cuyo uso pertenezca a varios riberanos, y establecer adecuados sistemas de riego y drenaje; mejorar los sistemas de explotación agrícola; construir viviendas populares y mejorarlas; construir y mantener carreteras, puentes y caminos vecinales; organizar cooperativas de producción, de distribución y de consumo; organizar bolsas de trabajo; y fomentar la difusión del deporte y de espectáculos de recreación y cultura, funciones que cumplieron a cabalidad como quiera que llegaron a construir más del 30% de la infraestructura comunal, según informa el Ministerio del Interior en su página web.

La Ley 743 de 2002 define a la acción comunal como una expresión social organizada, autónoma y solidaria de la sociedad civil, cuyo propósito es promover un desarrollo integral, sostenible y sustentable construido a partir del ejercicio de la democracia participativa en la gestión del desarrollo de la comunidad.

En los últimos veinte años, con la prohibición de los auxilios parlamentarios a partir de la expedición de la Constitución de 1991, la organización comunal sufrió un proceso de contracción y perdida de su accionar y, por tanto, de su legitimidad a los ojos de las comunidades que antes se vieron beneficiadas de sus ejecutorias. Sin embargo, recientemente e impulsada por una nueva juventud comprometida, esta forma de organización de la sociedad civil ha vuelto a ocupar, poco a poco, su lugar en la escena local como instancia de generación de opciones productivas, de resolución pacífica de conflictos y de participación en la planificación, gestión y control de los recursos públicos, a través de la suscripción de contratos y, especialmente, de convenios de cooperación interinstitucional y veedurías ciudadanas.

Por ello, la coyuntura que actualmente se vive con la proximidad de nuevas elecciones de dignatarios de los organismos comunales (Juntas de Acción comunal y Juntas de Vivienda Comunitaria) que se realizarán el próximo 29 de abril de 2012, se constituye en una excelente oportunidad para incentivar desde los gobiernos locales la participación de toda la comunidad, pero especialmente de los jóvenes, en los cuadros directivos de estos organismos.

Consciente de esta responsabilidad, el Instituto Departamental de Acción Comunal y Participación Ciudadana de Cundinamarca ha publicado en su página web una Guía Práctica para la Elección de Dignatarios 2012, a la cual desde este sitio hacemos eco e invitamos a nuestros lectores a consultarla y hacerla conocer entre sus comunidades.

La Guía trae un completo análisis de la normatividad aplicable, los impedimentos y calidades para afiliarse, cómo se actualiza el libro de afiliados, la convocatoria a la Asamblea Preparatoria, el tribunal de garantías, el quórum, el sistema de elecciones, qué cargos se van a elegir, las actas, la fecha máxima para legalizar la elección, los formatos sugeridos, entre otros temas de interés, muy bien tratados y de manera clara y pedagógica, por lo que no dudamos en recomendarla.

Consulte la Guía en el siguiente enlace: Guía Práctica para la Elección de Dignatarios 2012.

Para tener acceso a todas las entradas, por favor ingrese por http://www.podermunicipal.com.co/
WhatsApp Contáctenos por WhatsApp